Si la gente leyera más, compraría más.

Y tú dejarías de tirar presupuestos en publicidad y tiempo en acciones que no son rentables para tu negocio (aunque entretengan).

 

«La gente ya no lee» dice mi madre.

 

Mira, miro, mire (hay que ser inclusivo)

Mi madre tiene la razón en (casi) todo.

Pero en esto difiero completamente. 

Vamos a ponernos en situación que así es como se entienden mejor las cosas. 

Atiende.

 

Llevas 3 meses con un dolor tremendo en la lumbar. No se te quita. 

Te duele al andar a veces, otras al hacer deporte y otras durmiendo.

Va y vuelve. 

Hay días que la vida te sonríe y te sientes como un niño de 10 años en el parque, mientras salta, juega y se tira por los toboganes.

Otros haces el testamento porque sientes el peso de la  vejez.

Te hace la vida imposible, no puedes hacer todo lo que te gusta.

Mal vamos.

 

Aparecen otros dolores y te aco….jonas.

 

Lo pasas mal.

Realmente mal.

¿Cáncer?

¿Degeneración de huesos?

Enfermedad rara y sin nombre

Te rallas mucho,
pero mucho. 

En ese momento leerías tanto como pudieras y consultarías todas las fuentes posibles del universo Google en busca del Santo Grial. 

En realidad es simple. 

O algo te duele lo suficiente para leer y buscar solución. Llegaremos a ello.

O te estimula (ries, lloras, te emocionas…).

Lo que NUNCA.

Repito, NUNCA.

Te van a perdonar es que les aburras. 

Es la única promesa que puedo hacerte: no voy a aburrirte.

¿Dónde?

En mi newsletter.

De lunes a viernes a las 6 am no fallo.

Café caliente y una buena historia, un consejo de copy, una idea de ventas… 

A veces algo random.

Unirte tiene regalo, pero no quiero que entres por ello. 

Es gratis entrar y en todos los mails puedes quitarte.

¿What else?

Ojo...

No pretendo decirte cómo hacer las cosas, ni prometo que vas a forrarte porque aprendas a mandar e-mail que divierten, educan y convierten. 

Tampoco por estar en mi lista (libre de humos como las discotecas). 

Pero sí que puedo hacer que de lunes a viernes estés deseando leer el correo que te mando:

 

  • Vas a aprender enfoques, detalles, ideas que si las aplicas harán que tus estrategias que sean tremendamente más rentables.

    Tranqui, no vendo un método mágico, te hablo de acciones probadas por los mejores y la experiencia mía.

    Aplícalas y me cuentas la diferencia. 

 

  • Algo que nadie, NADIE, va a perdonarte es que les aburras. Aquí no pasa eso. 
    Hay mails mejores y peores, pero aburrirte nunca. Aprenderás a no aburrir para que te lean más y compartirás algún correo con otras personas. 

  • Sí, pensarás que me he venido arriba y me he flipado. Puede. 

    Llevo unos miles de euros en formación en ventas y copywriting, leo todos los días a referentes y compañeros de profesión y a diario escribo. Mucho.

    ¿Crees que formación y práctica son claves para el éxito?

Si resuenas con estas ideas, déjame abajo tu mejor correo (no el de Tinder, es que de verdad lees) y de lunes a viernes me tienes a las 15.30 hs en tu bandeja.

¿Por qué somos más guap@s con mascarilla?

Un mail basado en hechos reales

La pregunta del millón en esta pandemia.

Película basada en hechos reales. 

Elige tú la banda sonora que quieras, ¿La tienes en tu cabeza?

Vamos a ello. 

Me cambié de gimnasio hace un mes. Me ahorro los llantos de que es más chico, más masificado y que termino improvisando parte del entrenamiento. 

La vida.

Lo bueno es que soy de los más fuertes (en kilos que muevo) de allí. 

¿Importa esto?

Para nada, pero a veces a uno le gusta subirse un poco el ego. 

A lo que iba. 

El segundo día mis ojos se pararon en una chica, bastante de mi tipo. Delgada, aspecto de entrenar bien con piernas formadas y con gusto para la ropa. Irrelevante lo último, pero suma.

Además, guapa y se le veía educada y correcta. 

«Algo bueno hay en este gym, ya que no puedo entrenar como quiero».

Ella ahí entrenando fuerte y yo a lo mío.

Juraría que me echaba miradas, sentía es esa extraña sensación de que te miran ¿Te suena?

Puede dar grima o molarte.

Pa’ gustos colores.

El misterio estaba en el aire y yo ansioso por desvelarlo. Llegaremos a esto.

Pasaron unos días sin verla y volvimos a coincidir otro jueves.

Idem otros días. Cada uno a su bola, pero no había ocasión de hablar ni nada.

Mi misterio aún sin resolver y yo con la idea en la cabeza. Ya sabes, la cabeza nunca para…

Te veo venir. No me preguntaba si tenía novio, ni si me estaba mirando. 

¡No vendas la piel antes de cazar al oso!

Sigo.

Porque llegó el día.

Además justo uno delante del otro, para más inri y más expectación Importante esto último.

Bebió agua…. y ya te puedes imaginar lo que sucedía al mismo tiempo. 

Mi cerebro haciendo las conexiones mentales, notas cómo las vértebras se van alineando para estar más erguido, te tensas un poco…

(¿No te pasa cuando piensas que alguien es atractivo, atractiva o atractive?)

Qué tontitos nos ponemos.

Resumo.

No era guapa. 

Antes que te indignes y me hagas un Will Smith, te digo que no es lo que venía a contarte. 

 

xavierdegraux - Vía Giphy

Me refería a cómo mi cerebro. A veces funciona bien otras mal, pero esto le pasa a todo el mundo.

A tí también. 

CON mascarilla la gente está mas guapa (en general).

Esta chorrada te interesa. Mucho.

Verás.

 

Nuestro cerebro es un estilo de Yonki que necesita unir todos los puntos, rellenar todos los huecos y encontrarle sentido a ABSOLUTAMENTE TODO.

Vamos, que si le falta información no la busca, la crea. 

Reflexiona sobre esto, es potente. 

Como le falta algo decide crearlo y casualmente como el resto de puntos me resultaban atractivos necesitaba sí o sí hacerlo así. 

 

Boooommmm….

Mind explosion.

 

Cuando hablas de cómo tu servicio o producto ayuda a la otra persona, das algunas pinceladas pero no dices todo su cerebro, ya sabes. Adivina.

Une puntos y los hace a tu favor. 

Había algo más.

Expectación. 

¿Importa?

Pfff mucho, sino no estarías leyendo esta línea. 

Ni yo me hubiese llevado una decepción. 

En fin…

La vida.

Si quieres vender más unimos los puntos que te faltan, generamos expectación y persuadimos para que te compren. 

Me escribes y hablamos. 

 

¿Dónde?

 

En este enlace me escribes y hablamos. 

 

Nacho «mejor con mascarillas» Novoa

 

PD: Una buena historia, hace que tu mensaje llegue mejor.

PD2: Para trabajar conmigo es el enlace de arriba. 

Pues eso…

 

Emails como ese y otros más en tu bandeja. 

 

¿Qué ganas por estar en mi newsletter?

Nada especial, que puedes irte cuando quieras. 

Pero por resumir:

  • Te puedes tomar un café y tener una historia gratis, un aprendizaje o algo random que te ilumine la bombilla. Solo con esto vas a sacar ideas, perspectivas que pueden hacer ganar miles de euros. De free. 

 

  • Mientras lo lees yo estoy haciendo saludos al sol, si los abres en riguroso directo, los mando a las 6 AM. ¿No te mola esa hora porque consideras que es ilegal estar despierto? Me buscas en tu bandeja y me lees cuando quieras, no drama.

 

  • Alguien que te va a responder, a mi ritmo, según cómo esté de curro, pero SIEMPRE te voy a responder si me escribes. Mi lista es importante y solo por eso vale la pena. 
    (Puedes darte el lujo de llamarme idiota y lo leeré encantado).

 

  • Es tan fácil entrar como salir, gratis y sencillo. En cada mail podrás desuscribirte, no voy a ser SPAM.

 

  • No prometo nada pero cada tanto doy algún regalo a mis suscriptores ¿Cuándo y qué? No lo sé, depende lo que necesiten mis suscriptores o lo que quiera. 

 

  • Esto es importante, normalmente ofrezco mis servicios en los correos. No es un folleto publicitario, te aporto valor, entretengo y te llevas algo. No en todos, pero casi. Si tienes algo contra esto porfa, no entres. 

  • Puedes comprobar lo tonto que soy, tú decides. 

 

Total, que tus ventas mejoran en la cajetilla de aquí abajo.